Importancia del País

Supone una representación compleja, abstracta y comprensible, que cumple objetivos fundamentales para el individuo porque marca las directrices de convivencia, proporciona el espacio cultural y de aprendizaje donde se desarrolla. De este modo, va más allá de una marcación geográfica brindando las raíces y los derechos de la identidad de uno.

No es posible encontrar el concepto de país de manera histórica ya que el mismo es una construcción cultural

Es una porción de territorio físico habitado regularmente por una población más o menos determinada, gobernada a su vez por un Estado definido y con funciones claras. Del mismo modo que ocurre con otros términos como nación o patria, un país es difícil de describir y su delineación depende de un sinfín de elementos que deben considerarse en conjunto. En este sentido, el país no puede ser comprendido sin su delimitación geográfica (esto quiere decir, las fronteras que lo enfrentan con otros países o territorios) pero tampoco sin la forma de gobierno que rige en ese espacio y mucho menos si no tenemos en cuenta a la población que lo habita.

El proceso de creación de un país es un proceso histórico, dinámico y para nada estático. Es relativamente reciente, ya que anteriormente al siglo XIX y al siglo XX era más común hablar de una nación o de una patria, incluso a veces de comunidades pequeñas con las que las personas se solían sentir mucho más identificadas que con la noción de un territorio tan amplio y casi desconocido.

La identidad moderna se construye alrededor de la idea de pertenencia a un país o comunidad política

Esto es así desde el fenómeno tal vez más importante de los últimos siglos: la Revolución Francesa. Este hito histórico abrió el camino para definir con cada vez más fuerza el concepto de nación y con él, a lo largo de los siglos mencionados se fue definiendo la idea de país. Así, esta es importante para contribuir a la consolidación de una identidad comunitaria ya que si uno se siente perteneciente de una comunidad mayor actúa en su beneficio y defendiéndola.

El país es un interesante recurso sobre el cual armamos nuestra identidad. Incluso si observamos, es mucho más importante la nacionalidad o el origen, es decir dónde nosotros nacemos, a la hora de definir nuestra forma de ser, los patrones culturales que nos caracterizan, los vínculos sociales e históricos que tenemos, etc. El país es entonces una forma moderna de dar identidad a las personas y de definir tanto su historia como su presente.

Imágenes: Fotolia. michal812 / sdecoret


 
 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos