Importancia de la Paridad Salarial

Dentro de todos los debates que se han abierto en los últimos años respecto de la igualdad de género, aparece uno que pareciera no ser tan abiertamente reconocido por la mayoría de la gente pero que afecta de manera concreta, real y efectiva a las mujeres. Estamos hablando de la paridad salarial, un reclamo que es central para asegurar que una mujer puede ser valorada del mismo modo que un hombre ante iguales capacidades, tipos de tareas, etc.

¿Por qué es necesario hablar de paridad salarial?

A veces pareciera que las luchas por los derechos de las mujeres y de las minorías de género tienen que ver con cuestiones más generales o abstractas, pero la realidad nos demuestra que en la práctica aún hay muchas cosas por cambiar que pueden empezar a cambiarse de manera concreta y rápida. Una de ellas es la disparidad salarial que existe entre lo que puede cobrar un hombre y lo que puede cobrar una mujer ante el mismo trabajo.

Esta disparidad deja de lado cuestiones como las capacidades de cada uno e incluso cómo cada persona lleva a cabo en la práctica su trabajo. Simplemente se establece sobre la idea de que los hombres están mejor preparados para ciertas tareas o para ciertas habilidades y por lo tanto el reconocimiento de que una mujer puede realizar esas mismas tareas igual o mejor que un compañero implica una reducción en el porcentaje total del salario. Esto se ve por ejemplo, y es muy común, cuando una mujer llega a ocupar un cargo jerárquico o ejecutivo, cargos y posiciones que suelen estar reservadas para hombres por considerarse erróneamente que un hombre puede desempeñar esa tarea mejor.

Una lucha como base de la igualdad económica

Si nosotros pensamos que la problemática de la disparidad salarial no es tan grave como otras cuestiones que suelen tener más espacio en los medios (por ejemplo, la violencia de género), nos equivocamos. Esto es así debido a que esta diferencia a la que hacemos referencia es la que limita la independencia económica de las mujeres y las disuade de aspirar a ciertos cargos o incluso de conseguir trabajo.

Siendo que el hombre está mejor pago ante iguales condiciones y exigencias, es el hombre en una pareja quien suele salir a buscar ocupar un puesto, además de que una mujer que accede a un trabajo mal pago puede terminar haciendo el mismo o mayor esfuerzo que un hombre para ser reconocida. Corregir esta problemática es tan importante para mejorar la calidad de vida, la independencia y la satisfacción de las mujeres consigo mismas que hasta las grandes actrices de Hollywood han empezado a plantear y a exponer la necesidad de cobrar lo mismo que sus compañeros varones.

Imágenes: Fotolia. jozefmicic - Ernest


 
 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos