Importancia de la Patagonia Rebelde de 1974

Fue una protesta obrera desarrollada en la provincia de Santa Cruz, entre 1920 y 1921, y que a razón de la feroz represión que sobre la misma ordenó el gobierno, en aquel momento en manos del radical Hipólito Yrigoyen, se convirtió en el suceso más trágico ligado a la protesta sindical argentina durante un proceso democrático.

La huelga obrera más cruenta de la democracia argentina en el siglo XX

También denominada como Patagonia Trágica, porque se produjo en la región patagónica, dejó como saldo aproximadamente unos tres mil obreros, masacrados por las fuerzas del orden, policía federal y ejército argentino, que intervinieron en pos de recuperar el orden y la actividad fabril detenida.​

La caída en el precio y la demanda de la lana aceleró la crisis en el período de entreguerras

La crisis comenzó con una huelga implementada por los obreros dedicados a la producción de lana por las precarias condiciones laborales y la explotación a la que eran sometidos por sus patrones.​

El fin de la Primera Guerra Mundial afectó seriamente dicha industria que era la principal exportadora de lana a Inglaterra.​

La escasa demanda complicó las ganancias de los comerciantes, de los dueños de estancias, pero muy especialmente la de los obreros laneros y peones rurales que son los que normalmente sufren más los ajustes de los patrones que no quieren resignar ganancias.​

Una sistemática explotación que estalló en una guerra entre obreros y fuerzas de seguridad de la Nación

Las jornadas laborales a las que eran sometidos eran leoninas, 16 horas, pagadas con salarios mínimos que los hacía sufrir condiciones de vida míseras, y solo podían descansar los domingos.​

El mencionado estado de cosas caldeó los ánimos de los trabajadores que decidieron protestar con una huelga.​

El presidente del país en ejercicio, Hipólito Yrigoyen, con presiones internas y externas muy fuertes, ordenó a las fuerzas de seguridad y al gobernador del Territorio Nacional de Santa Cruz, Edelmiro Correa Falcón, que ejecuten una rápida disuasión y restauren al trabajo a los huelguistas.​

Absolutamente decididos y comprometidos con su acción, los manifestantes resistieron y reaccionaron, con menos recursos claro está, y eso produjo una masacre con miles de bajas entre los obreros.​

Vínculos de los obreros con la anarquía y el comunismo

Los manifestantes pertenecían a la Federación Obrera Regional Argentina (FORA), nacida en 1901, y que ostentó una notable influencia hasta la década del treinta. ​

​Enarboló la bandera del anarcocomunismo, corriente que promovía la eliminación del estado, el trabajo asalariado, la propiedad privada, y en su lugar proponía que los trabajadores sean los dueños de los medios de producción y los compartiesen. ​

En Santa Cruz, la FORA, contó por aquel tiempo con una filial en la ciudad de Río Gallegos, dirigida por Antonio Soto, que fue la que concentró y vehiculizó el reclamo ante las autoridades.​

La negativa a oír los reclamos acentuó el drama

Entre las exigencias solicitaron: mayor espacio para descansar, no trabajar los sábados, contar con un paquete de velas, sueldo mínimo de 100 pesos, mejorar la ración de alimentos, y la aceptación de la FORA como representante sindical.​

La Sociedad Rural se negó a atender los pedidos y la huelga general fue un hecho. ​

A la coacción que ejercieron las autoridades contra los manifestantes, estos respondieron en el mismo sentido, y realizaron graves ataques contra la policía, los hacendados, y sus familias. ​

A medida que avanzaban el conflicto y la violencia se trató de consensuar un acuerdo entre las partes que nunca llegó a buen puerto y el conflicto gremial se mantuvo tenso por largos meses.​

Una historia de película

El suceso, además de por la tragedia que representó, se mantuvo presente entre los argentinos de las generaciones posteriores a razón de las recreaciones que tuvo tanto en la literatura como en el cine.​

El autor e historiador argentino Osvaldo Bayer publicó la historia en varios tomos en Los vengadores de la Patagonia trágica, entre 1972 y 1974.​

Y en 1974 se estrenó la película, La Patagonia rebelde, estelarizada por Federico Luppi, Héctor Alterio, Pepe Soriano, y Luis Brandoni, sobre un guion de Héctor Olivera (también director), Fernando Ayala y el propio Bayer.​

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos