Importancia de la Pintura Abstracta

A partir de los últimos decenios del siglo XIX apareció en la escena pictórica de Occidente una nueva forma de representar la realidad, absolutamente disruptiva respecto al orden conocido. Esta nueva forma fue la del arte pictórico abstracto, aquel que busca plantear la interioridad y la subjetividad del artista a la hora de entender aquello que lo rodea y es de este modo que se vuelve única.

Qué es el arte abstracto: primera aproximación a la idea

Para comprender mejor la idea de lo que representa una pintura abstracta, podemos decir que la misma se caracteriza por mostrar de un modo alternativo la realidad que nos rodea. Incluso puede buscar representar elementos imaginarios, sueños y fantasías. Todo esto no lo hace desde un aspecto figurativo y concreto sino que se basa en la construcción de la imagen a través de formas geométricas, líneas, colores irreales, siluetas e incluso muchos elementos que son altamente estimulantes desde el punto de vista visual del espectador.

La pintura abstracta no busca demostrar una escena, un paisaje o un cuerpo sino que busca crear formas alternativas de representar todos esos mismos elementos. Hay quienes sostienen que una pintura de este tipo tiene como objetivo poner al artista en un contacto más directo con su interioridad, ya que no da lugar a la realidad para intervenir con imágenes conocidas o que se puedan encontrar a nuestro alrededor. Así, un pintor abstracto no necesariamente pinta un paisaje sino su propia subjetividad de ese paisaje o incluso algo que ni él conocía de antemano pero que llevaba dentro.

La ruptura con la pintura academicista y figurativa

Históricamente, la mayor parte de la historia del arte occidental se ha centrado en la construcción de la pintura desde un punto de vista empírico o realista. Esto quiere decir que buscó por muchos siglos representar lo que se observaba en la realidad. Sin embargo, es a fines del siglo XIX con el impresionismo que esta indiscutible forma de actuar comenzó a alterarse.

Los pintores impresionistas buscaron mostrar la realidad desde diferentes puntos de vista, con pinceladas muy cargadas que hacían perder las siluetas reales de los objetos. Al mismo tiempo, pintaron las mismas escenas con diferentes tipos de luz o con formas geométricas más deformadas, lo cual visualmente generaba efectos muy llamativos y que fueron altamente criticados en la época. Se los consideraba artistas que no sabían pintar.

A partir de ellos, las vanguardias del siglo XX tomaron estos elementos como centrales y desfiguraron la realidad para transformarla en elementos únicos y rupturistas, creativos y abstractos, plenos de formas, de color y de siluetas nunca antes vistas.

Imágenes: Fotolia. phanuwatnandee - serge-b


 
 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos