Importancia de la Planificación

Las propuestas de planificación incluyen entre sus objetivos mejorar la toma de decisiones con la meta de concretar un fin buscado. Por consiguiente, una estrategia de planificación debe tener en consideración la situación presente y todos aquellos factores ajenos y propios que pueden generar repercusiones para lograr ese fin.

Por lo tanto, se admite que sólo es posible diseñar una planificación tras la identificación precisa del problema que se ha de abordar. Una vez conocida e interpretada esa problemática, se postula el desarrollo de las alternativas para su abordaje o solución. Después de definir las ventajas y las desventajas de esos posibles enfoques, se opta por la planificación más conveniente y se decide su puesta en práctica.

Un recurso esencial del ser humano para la organización

Una de las actitudes más concretas y útiles para llevar a cabo un buen nivel de vida, ordenado y fácil de preveer es la de la planificación. El conjunto de acciones están pensadas para tender hacia una previsión del tiempo y del número de actividades que uno pretende realizar en ese lapso. Al mismo tiempo, la planificación supone un trabajo conciente y responsable sobre determinadas acciones o decisiones que deban ser tomadas, por ejemplo cuando se debe planificar un plan estatal o de gobierno.

Bajo esta mirada, se concibe que la planificación, de modo más o menos conciente, forma parte de la totalidad de las conductas humanas. Algunas de estas herramientas están integradas en circuitos neurales para ciertos actos, como la ingesta de alimentos, mientras que otras se adquieren y automatizan con el tiempo, como ocurre con la conducción de vehículos. No obstante, las conductas superiores (psicológicas, sociales, artísticas, intelectuales, académicas) sólo se logran en el marco de una planificación compleja y estratégica, que muchas veces requieren la participación de numerosas personas para su concreción.

Planificar como base de la vida cotidiana

Si tenemos en cuenta que todas las sociedades humanas desde el comienzo de la historia han tenido que ser sociedades planificadoras para poder subsistir en el tiempo y poder sobrevivir a posibles agentes externos que afectaran la calidad de vida de sus integrantes (por ejemplo, guardando una parte de la cosecha para el invierno), entenderemos que la planificación es parte central de la supervivencia de una comunidad.

Lo mismo ocurre con la vida individual ya que gran parte de lo que ocurre en nuestras vidas y en nuestra rutina puede ser planificado, organizado y previsto de modo tal que uno puede prepararse para determinas circunstancias. Aunque hay siempre un grado de imprevistos en nuestra agenda, la realidad es que establecer una rutina, pensar en el futuro o en las posibles adversidades y buscar soluciones a problemas que puedan darse es siempre útil.

La vida actual y la falta de previsión permanente

Una de las principales características de la vida moderna es el hecho de que estamos todos insertos permanentemente en un sinfín de actividades y obligaciones con las que cumplir. Esta continua suma de deberes hace que muchas veces nos desordenemos y sintamos que es más importante vivir el aquí y ahora, el presente, sin tener en cuenta el futuro, respecto de nuestras vidas a largo plazo pero tampoco lo que pasará en un par de meses o días.

Estas actitudes son muy típicas de un estilo de vida en lo que lo único que cuenta o que vale es el instante presente y planificar a futuro es entendido como una exageración que no es necesaria. Esto se hace muy visible por ejemplo en la manera en la que una persona encara una carrera o en la que un alumno se enfrenta a lo largo del año a las exigencias de cada una de las materias que se halla cursando.

En los tiempos modernos, la planificación incluye también elementos relacionados con la rentabilidad, esto es, con el equilibrio entre los riesgos y los beneficios, o bien entre los costos necesarios y las potenciales ganancias. La racionalización de recursos para lograr su máximo rendimiento sólo es posible en el enfoque de una planificación sobria y definida.

Vale destacar el papel de la informática en la creación de estrategias de planificación, dado que el software moderno permite incluir múltiples variables concretas o aleatorias para dar lugar a los mejores algoritmos de definición. En áreas específicas, como la economía de la salud, la planificación parece en la actualidad imposible sin la colaboración de las estrategias de soporte digital.

Los problemas que trae la falta de planificación

No ser capaces de planificar nuestras vidas es un gran problema ya que supone siempre no poder aprovechar nuestro tiempo y terminar sufriendo por fechas límites, situaciones finales o circunstancias en las que ya no se puede volver atrás. Nos genera problemas también porque nos hace perder oportunidades y nos causa dolor en el futuro si uno no organiza su vida de alguna u otra manera.

Se advierte que todos los modelos de planificación consisten siempre en modelos limitados, por lo que no puede prescindirse de afirmar que no necesariamente el planeamiento de una estrategia para un lugar y un momento dados puede extrapolarse a otras circunstancias. De allí se destaca la importancia de la planificación local y regional, en función de las características de cada población y sus recursos.


 
 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos