Importancia de la Primavera Árabe

Los pueblos que se sienten oprimidos acaban normalmente rebelándose y reclamando una mayor libertad. Sin embargo, la lucha por la libertad puede ir acompañada de un alto precio. La denominada Primavera Árabe es un buen ejemplo de ello.

Todo comenzó en Túnez, pero continuó en Egipto, Libia y Siria

En diciembre de 2010 un vendedor ambulante tunecino fue despojado de sus mercancías y reaccionó inmolándose públicamente como forma de protesta. Miles de tunecinos alzaron su voz contra el presidente de la nación para reclamar mejores condiciones de vida y mayores garantías democráticas.

Tras dos meses de agitación popular el gobierno de Ben Ali fue finalmente derrocado.

Tras el éxito popular en Túnez los egipcios expresaron su malestar en 2011 contra el presidente Mubarak. El mandatario reprimió las protestas e hizo algunos cambios en su gobierno, pero en poco tiempo Mubarak se vio forzado a ceder el poder de la nación.

Contagiados del proceso revolucionario de Túnez y Egipto, la población civil libia inició una campaña de protestas contra el líder libio Muamar el Gadafi. La reacción gubernamental fue enérgica y desembocó en una guerra civil.

En el verano de 2011 los rebeldes tomaron la capital de Libia y a partir de ese momento Gadafi empezó a perder el poder.

A finales de 2011 Gadafi fue tomado prisionero y finalmente ejecutado, finalizando así la guerra civil.

En 2011 en Siria comenzaron las primeras protestas contra el presidente de la nación. Una parte de la sociedad civil y del ejército se alzó en armas contra el mandatario sirio y se inició una guerra civil que en 2018 todavía se mantiene.

Los efectos de la Primavera árabe en Siria en el plano internacional

La guerra civil en Siria tiene una proyección que va más allá sus fronteras. En este sentido, Estados Unidos, la Unión Europea y la Liga Árabe apoyan al movimiento rebelde y proponen la renuncia del presidente Bashar al-Ásad.

Al mismo tiempo, China, Irán y Rusia respaldan a Bashar al-Ásad con armamento y financiación.

Un balance con luces y sombras

La Primavera Árabe significó el fin de algunos gobiernos totalitarios. Sin embargo el Medio Oriente se ha convertido en una región inestable económica y políticamente, con miles de víctimas y desplazados. Al mismo tiempo, grupos terroristas como el Estado Islámico han incrementado su poder.

Artes Fotolia: MediaNation, Freehandz, Serdarerenlere

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos