Importancia de la Protección Solar

El Sol es una fuente de energía irremplazable y sin él la vida tal y como la conocemos no existiría. Los días nublados invitan a la melancolía y los humanos experimentamos un evidente buen humor y vitalidad cuando los rayos solares hacen acto de presencia. El número de horas de sol al año es un dato importante para medir la calidad de vida de una nación (la energía solar es un antidepresivo natural que aumenta la producción de serotonina, una sustancia directamente relacionada con el bienestar y la felicidad).

Si bien todo lo dicho anteriormente es cierto, también es cierto que los rayos solares pueden ser muy perjudiciales para la salud. La exposición excesiva a los rayos de sol es la principal causa del deterioro de la piel y el factor desencadenante más común del cáncer de piel. Para que todo esto no ocurra hay una estrategia muy útil: acostumbrarse a proteger la piel.

Medidas básicas para una correcta protección solar

El Sol actúa sobre la piel a través de los rayos UV. Estos rayos son los que causan daños en las células de la piel y con el paso de los años la piel presenta arrugas y manchas. Por otro lado, los rayos UVB causan enrojecimiento de la piel y quemaduras.

Ambos tipos de rayos tienen una relación directa con el cáncer de piel y con algunos problemas oculares. Hay que tener en cuenta que el daño de los rayos solares es acumulativo e irreversible. Estos efectos negativos se pueden reducir significativamente si se toman una serie de medidas:

- Es aconsejable evitar la exposición solar prolongada entre las diez de la mañana y las cuatro de la tarde.

- Para proteger la piel los dermatólogos recomiendan emplear gafas de sol, gorras o sombreros que cubran la cabeza y prendas de vestir que cubran el cuerpo. Las cremas solares utilizadas deben tener un factor de protección adaptado al tipo de piel de cada persona.

- La protección solar es especialmente importante en el caso de los niños, pues su piel es mucho más sensible.

Los corredores y la protección solar

El running es un fenómeno que se ha extendido en todo el planeta. Quien se inicia en esta actividad debe tener en cuenta que los rayos de sol y el excesivo calor pueden afectar muy negativamente a su salud. En los meses de verano hay que evitar correr en las horas de intenso calor, de lo contrario se corre el riesgo de sufrir una deshidratación.

Como es lógico, utilizar una crema de protección solar, llevar una gorra y beber líquido antes y durante el entrenamiento son medidas que todo corredor debería respetar.

Imágenes: Fotolia. ZoomTeam / Nito

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos