Importancia del Protocolo

protocoloAunque el término protocolo puede tener varias acepciones o significados, lo cierto es que el más empleado es aquel que establece protocolo como una serie de reglas y normas que deben cumplirse en un momento determinado. Así, podemos entender el protocolo de acción como un conjunto de pasos y normas que debemos ejecutar cuando existen ciertas situaciones, ya sean circunstancias de crisis o simplemente rutinas productivas basadas en dicho protocolo (protocolo de ventas, protocolo de reclamaciones etc).

Lo cierto es que la importancia de estos protocolos de acción es mucha. Por ejemplo, ante una situación de secuestro con rehenes encontramos un protocolo de actuación en el que ante todo prima la seguridad y la integridad de dichos rehenes. Basándose en ese principio, el protocolo de acción establecerá una serie de pasos a seguir en las negociaciones con el delincuente, incluso si hiciera falta el uso de armas, en última instancia y siempre con el fin de proteger la integridad de alguno de los rehenes.

También podemos entender el protocolo como las normas de comportamiento a ejecutar en determinados actos oficiales o con cierto prestigio. Aunque este protocolo siempre ha estado relacionado con los actos diplomáticos y gubernamentales, lo cierto es que estas normas de comportamiento se han terminado extendiendo y ocupando situaciones cotidianas de nuestra vida. Así, en la actualidad, el protocolo se usa en bodas, cenas de trabajo o recepciones, siendo importante el aprendizaje de dichas normas para comportarnos correctamente frente al resto de invitados y anfitriones. Digamos que el protocolo ayuda a que estas situaciones excepcionales puedan distinguirse del resto de situaciones de nuestro día a día.

Este protocolo es conocido comúnmente como etiqueta. Así, en muchas ocasiones, este término ha terminado extendiéndose incluso al atuendo, estableciendo que en una cena importante o en un acto diplomático hay que “vestirse de etiqueta”.

Antiguamente, cuando las cosas eran muy diferentes y la brecha social entre ricos y pobres era desorbitada, este protocolo simplemente era entendido como las buenas formas o los resultados de una buena educación. Sólo aquellos que contaban con dinero suficiente o una situación destacada en la sociedad podían acceder a este tipo de enseñanzas. En la actualidad, los buenos modales están mucho más extendidos, por tanto, el término protocolo se ciñe únicamente a estas normas más exigentes que se emplean en círculos mucho más exquisitos o circunstancias excepcionales que requieren de un comportamiento mucho más refinado.

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos