Importancia de la Química y el Amor a Primera Vista

Si bien la idea de amor tiene muchas dimensiones, hay una en particular que suscita un especial interés. Nos referimos a la pasión que se produce cuando dos personas se atraen poderosamente. En el lenguaje popular se habla de la química del amor.

Al emplear la palabra química no estamos utilizando una metáfora sugerente, sino que en realidad el proceso de enamoramiento va ligado a una serie de alteraciones bioquímicas singulares. Este binomio tiene una versión muy llamativa, el amor a primera vista.

El papel de los neurotransmisores es determinante para entender la intensidad del amor

Cuando nos encontramos ante una situación de peligro el cerebro tiene una reacción confusa y al mismo tiempo intensa. Algo muy similar ocurre cuando sentimos atracción por alguien. Así, se produce una agitación interior que nos aturde emocionalmente.

Como pauta general, experimentamos una serie de reacciones corporales: una leve presión en el pecho, un incremento de la temperatura, una sensación de nerviosismo y un ritmo cardíaco más acelerado de lo habitual. Cuando la persona deseada se acerca uno se siente extraño, con una mezcla de felicidad e inquietud.

Lógicamente, ante la ausencia del ser querido aparece la melancolía y la frustración. Estos síntomas provienen de nuestro cerebro, concretamente de una serie de neurotransmisores (los más significativos son la dopamina, la adrenalina, la oxitocina, la serotonina y las endorfinas).

De alguna manera, podríamos decir que la química de nuestro cerebro es agitada como si fuera una coctelera. Cada uno de los componentes de la coctelera altera nuestro sistema nervioso y en esos instantes experimentamos algo mágico y difícil de expresar. Cuando esto ocurre empleamos alguna metáfora para expresarlo: tenemos mariposas en el estómago, nos alcanzó la flecha de Cupido, estamos colados por alguien o bebemos los vientos por la persona amada.

Y de pronto una flecha inesperada nos atraviesa el corazón

El amor a primera vista es como un juego de magia, pues intentamos darle una explicación pero no la encontramos.

Si analizamos este fenómeno racionalmente, se trata de algo absurdo, pues no tiene sentido enamorarse de una persona que se acaba de conocer hace unos segundos o minutos. A pesar de que la razón dice que no es posible, el hecho incuestionable es que hay personas que después de un intercambio de miradas sienten un pálpito instantáneo, una especie de corriente eléctrica que recorre su cuerpo.

Ese momento fugaz y misterioso puede ser el inicio de una relación sentimental estable y duradera.

¿Y quién puede garantizar la fecha de validez de una pareja, considerando el tiempo que están juntas?

No hay reglas escritas, y en todo caso, son los miedos los que se interponen como obstáculos.

Existen valoraciones para todos los gustos. Unos hablan de la fuerza del destino, otros de las almas gemelas que se han encontrado y también se dice que en realidad es simplemente una atracción sexual que no tiene nada que ver con el afecto verdadero.

Imágenes: Fotolia. Pipos, Tatuana

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos