Importancia del Rococó

Reconocido por sus formas bellas y ornamentadas, llenas de curvas y contracurvas, el Rococó es el estilo que caracterizó fuertemente a la Europa del siglo XVIII, previamente al quiebre que generó la Revolución Francesa.

Origen y desarrollo del estilo Rococó

Según los especialistas, el estilo Rococó es una herencia que deja en Europa, especialmente en las regiones católicas, el Barroco del período anterior. Así, se puede fácilmente encontrar una conexión con el estilo artístico anterior que representaba muchas de las características que, con el Rococó tendrán una exacerbación mucho más marcada.

El Rococó surge y se desarrolla con mucha fuerza en el siglo XVIII, desde aproximadamente 1710 hasta 1789, momento en que todo termina abruptamente con el impulso revolucionario. Con su sede de origen y consolidación ubicada en el país francés, el rococó también tuvo presencia en algunas partes de España y de Inglaterra aunque con características diferentes. En su esencia, el Rococó fue un estilo y una forma de pensar el mundo muy típica de las aristocracias europeas que, aisladas completamente de la realidad de crisis que fue tomando fuerza a lo largo del siglo, se encerraron en un mundo de fantasía, lujos y ostentación.

Principales elementos que caracterizaron a la época

Si queremos definir al estilo Rococó debemos señalar dos o tres elementos fundamentales. Por un lado, su delicadeza y fragilidad que la diferencian del período anterior o Barroco que tomaba elementos mucho más drásticos y oscuros. En términos generales el Rococó se definió con un gusto hacia los colores pasteles y claros que contribuían a esa imagen de delicadeza y belleza muy femenina. Las figuras, las siluetas y las formas solían ser muy enrevesadas, con curvas y contracurvas que además llenaban los espacios de manera infinita (por ejemplo, en el caso de un tapizado).

El Rococó se diferenció de otros estilos artísticos previos de Europa por el hecho de que tuvo mucha presencia en artes a las que históricamente se consideró menores. Si bien encontramos pintores y escultores muy significativos de este período, los mismos no han ganado tanta fama como aquellos del Renacimiento o del Romanticismo. Por otro lado, la pintura y la escultura, las artes tradicionales cedieron lugar a artes como los textiles, la porcelana, la decoración de interiores, etc.

El intrincado funcionamiento social del Rococó

Es imposible entender a este estilo artístico si no es acompañado de su contexto histórico. Aquí debemos decir que el Rococó caracterizó a una época en Francia y en Europa que empezaba a mostrar ya algunas serias grietas en el orden político y social.

Mientras las monarquías e Iglesias comenzaban a ser profundamente cuestionadas, las aristocracias eran entendidas como culpables de todo el desgaste económico que sufría el erario público y de ahí las enormes crisis económicas, todos elementos que se unieron en el cuello de botella que representó la Revolución Francesa.

Imágenes: Fotolia. Javier Cuadrado - Elenathewise

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos