Importancia de Sinceridad y Humildad

La sinceridad y la humildad son virtudes morales universales. Cuando no se practican se impone la falsedad y la arrogancia.

La sinceridad es mucho más que decir siempre la verdad

Se podría afirmar que la sinceridad es una actitud vital. De esta manera, quien en su vida cotidiana es normalmente sincero intenta que sus pensamientos y sus actos sean armónicos y coherentes. Si queremos que los demás sean honrados y honestos con nosotros es necesario que nosotros también lo seamos.

Quien es sincero se muestra ante los demás tal y como es, sin fingimientos ni máscaras. Por otra parte, la actitud sincera también se orienta hacia uno mismo y esto implica que se evitan las falsas excusas, el autoengaño o cualquier mecanismo psicológico a través del cual nos engañemos a nosotros mismos. La actitud sincera nos hace sentir bien interiormente y, paralelamente, nos convierte en alguien de fiar.

La sinceridad debe ir acompañada con unas adecuadas dosis de tacto y de discreción. En otras palabras, no se trata de decir la verdad en todo momento, pues en este caso podríamos herir los sentimientos ajenos.

En algunas ocasiones la sinceridad puede generar un dilema personal: digo la verdad y asumo las consecuencias de mi afirmación o, por el contrario, miento y evito un posible conflicto.

Dos caras que están íntimamente relacionadas

Decimos que alguien es humilde cuando no presume sobre sus logros y méritos, reconoce sus errores y fracasos y se comporta sin manifestar arrogancia. Conoce cuáles son sus cualidades y sus defectos y, por lo tanto, es alguien que es sincero consigo mismo. En otros términos, al ser humildes estamos expresando honestidad sobre lo que somos en realidad.

Si alguien tiene evidentes cualidades o ha conseguido importantes logros, no es necesario que se muestre excesivamente orgulloso ante los demás. Este tipo de actitudes son consideradas como arrogantes y pedantes.

La auténtica actitud humilde tiene que ser sincera, pues de lo contrario se convierte en una falsa humildad o falsa modestia. En este sentido, alguien practica la falsa modestia cuando finge que sus logros no son tan importantes como parecen. La falsa modestia es una forma de hipocresía y, por lo tanto, una manera de mentir y manipular.

Como todas las cualidades humanas, la sinceridad y la humildad deben adaptarse a los diferentes contextos personales y sociales. Lo importante en ambas no es quedar bien ante los demás sino estar satisfecho con uno mismo.

Imagen: Fotolia. Pyrozenko13


 
 


Cómo citar para tu trabajo?

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos