Importancia de la Sofisticación

La sofisticación como forma de elegancia, estilo y distinción.- El término sofisticación es un concepto abstracto que se utiliza en diversos espacios y lugares y que tiene que ver principalmente con la idea de que alguien puede ser refinado, distinguido y elegante en determinadas situaciones.

La sofisticación se puede aplicar tanto a una persona, a una forma de ser, a una actitud, incluso a un objeto o a una idea. La idea de sofisticación suele tener que ver con algo inherente a la persona o al objeto en cuestión, a diferencia de otras cuestiones como habilidades o capacidades que pueden lograrse a lo largo de la vida. Esto, claro está, es una suposición o una idea que imponen aquellos quienes se sienten dotados de sofisticación y que celebran ese don estableciendo la exclusividad del mismo, tal vez otro elemento más de la misma sofisticación.

La importancia de la sofisticación en diferentes ámbitos

Cuando hablamos de la sofisticación, hacemos referencia a la idea de una cualidad que se posee y que hacen que, como se dijo, una persona o un objeto pueda ser distintivo. Esta noción es sumamente central en algunos espacios y ámbitos y es, en definitiva, lo que asegura el éxito en lo que se busca.

Por ejemplo, en el campo de la moda, la sofisticación no es un elemento importante sino que es el elemento a destacar y al cual todos quieren llegar. Al mismo tiempo, esta idea es también importante en el mundo de los artistas, de quienes se cree que están por delante del resto de la población, etc. También es muy común hablar de sofisticación en lo que hace a determinados productos tales como vinos, autos, celulares, productos tecnológicos, ciertos productos de ropa, perfumes, todos ellos productos y elementos que hacen a la calidad de vida sofisticada, elegante y exclusiva.

La sofisticación en oposición a lo popular

Una de las características más salientes de la sofisticación es justamente su diferencia respecto de lo popular o masivo. La sofisticación es algo que se construye sobre la idea de exclusividad, por lo cual hablamos de productos caros o inaccesibles, personas que se distinguen del resto y actitudes plenas de elegancia y delicadeza.

Todo esto se enfrenta a las características de lo popular, accesible a todos, simple y a veces considerado vulgar si es entendida a través de la sofisticación. La cultura y la construcción popular se basan además en la idea de lo masivo, de lo que es alcanzable y disfrutable por muchos en lugar de la exclusividad típica de la sofisticación.

Imágenes: iStock. mediaphotos / Georgijevic


 
 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos