Importancia de las Tarjetas SD y micro SD (memoria digital)

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERALa era digital produce billones de archivos diarios, que nacen en dispositivos electrónicos de todo tipo, compartiéndose continuamente y trasladándose a través de múltiples soluciones de almacenamiento físico.

Ingentes cantidades de memoria son ocupadas por fotografías y vídeos en alta resolución, música mp3 o flac de alta calidad, presentaciones y documentos PDF, bases de datos… ¿Dónde puede almacenarse todo este contenido?

Los dispositivos electrónicos, por lo general, cuentan con memorias integradas con capacidades que oscilan entre 1GB y 64GB, dependiéndo del tipo y funciones del dispositivo, pero la gran mayoría también abre la puerta a soluciones de almacenamiento externo: la importancia de las tarjetas de memoria SD y Micro SD es notable en el almacenamiento local de contenido.

La tarjeta SD, Secure Digital, comenzó su andadura en el año 2000, como desarrollo para mejorar la tecnología MMC (MultiMedia Card), de forma que SanDisk, Matsushita y Toshiba idearon una nueva tarjeta de memoria que pudiera establecerse como estándar para varios dispositivos electrónicos.

La consolidación actual del estándar SD y micro SD es básico para que el usuario de varios equipos electrónicos no deba preocuparse por cambiar de marca de dispositivo, sabiéndo de antemano que sus tarjetas de memoria seguirán siendo compatibles y no deberá adquirir unas nuevas.

La tarjeta SD, que en el año 2000 partía con solamente 34 y 64MB de capacidad de memoria, es el formato de tarjeta más importante hoy en día, como soporte de almacenamiento para variedad de dispositivos electrónicos. Su versatilidad y compatibilidad es tal que se pueden grabar unas secuencias en una cámara de video para luego visualizarlas en un ordenador, sin necesidad de cambiar de sorporte de almacenamiento.

El formato de tarjeta SD, de solamente 2 gramos de peso, se ha consolidado en uso en productos tan populares como cámaras digitales compactas y reflex, videocámaras, impresoras, computadoras y tablets. El contenido que se genere con, por ejemplo, una cámara digital puede luego verse rápidamente en un PC o imprimirse al acto en una impresora.

Las tarjetas SD y micro SD cuentan con variaciones tecnológicas que determinan la rapidez en la tasa de transferencia de contenido (Class), en la actualidad entre 2MB/s (Class 2) y 10 MB/s (Class 10) en sus versiones “básicas”, y con más de 25MB/s en las versiones SDHC o SDXC. La importancia de la Class dependerá del tipo de contenido (pesado o ligero) y tipo de dispositivo que se va a utilizar, especialmente por que el precio del producto puede variar notablemente. Class 10 y la versión SDHC estarían más indicados para aquellos particulares o profesionales que necesiten rapidez a la hora de transferir ficheros pesados o grandes volúmenes, o utilicen material profesional.

Si el formato SD es el más extendido en tarjetas de memoria para cámaras, computadoras y videocámaras, la variante micro SD (micro Secure Digital) es la solución miniaturizada que substituye o incluso hace las veces de complemento. Las tarjetas micro SD tienen un tamaño que se reduce a más de la mitad de la SD “convencional”, y están especialmente indicadas para su uso en reproductores de música digital, Smartphones, tablets y algunas cámaras digitales compactas. Debido a su tamaño, la tarjeta micro SD es ideal para productos de dimensiones reducidas, perfiles delgados y poco espacio en su interior.

La tarjeta micro SD tiene focalizada su importancia en teléfonos móviles y tablets, como recurso extra indispensable para los usuarios que quieren utilizar estos dispositivos como “centros de entretemiento total”. Gracias a este tipo de tarjetas, los fabricantes de dispositivos no tienen porqué invertir en la máxima capacidad de almacenamiento interno, y dejar en manos del usuario la posibilidad de ampliar la memoria disponible.

La tarjeta micro SD, de 0,25 gramos de peso, ayuda a simplificar el proceso de transferencia de archivos entre dispositivos, o el cambio entre dispositivos: con la música, vídeos y fotografías guardados en la memoria externa, el propietario de un teléfono puede cambiar de terminal con mayor agilidad solo teniendo que preocuparse de cambiar la ubicación de su tarjeta de datos.

La tarjeta de memoria micro SD puede ir acompañada, al comprar determinados modelos, de un adaptador al formato SD, lo cual favorece su uso en impresoras y computadoras: el usuario puede acceder a los datos almacenados en una memoria externa sin necesidad de conectar el dispositivo electrónico mediante cable USB.

Las tarjetas SD y micro SD son las dos soluciones de almacenamiento externo más difundidas entre propietarios de dispositivos móviles, básicas para aumentar las capacidades de memoria y, por tanto, permitir a los usuarios contar con mayor contenido disponible para el entretenimiento. No contar con un slot para tarjeta SD/micro SD puede ser una característica que determine la elección de compra de un producto.

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos