Importancia de la Teoría de Cuerdas

Los físicos teóricos intentan crear modelos o teorías generales que agrupen las distintas fuerzas que rigen el universo. Se trata de una necesidad conceptual para entender el universo en su conjunto. La propuesta más avanzada en este sentido es precisamente la Teoría de Cuerdas.

No se trata de una concepción avalada de manera absoluta y con sus correspondientes confirmaciones experimentales, ya que existe la posibilidad de que dicha teoría no se corresponda con la verdad de los hechos.

Por otra parte, esta aportación es simplemente un marco teórico o paradigma que engloba una serie de principios.

Principios generales

En 1968 un físico italiano del CERN llamado Gabriele Veneziano observó que la fuerza fuerte que une los protones y neutrones en el núcleo del átomo puede ser explicada con una ecuación matemática 200 años que ya se había formulado. Con esta antigua ecuación ya es posible afirmar que todas las partículas del universo están unidas por unos filamentos de materia, es decir, unas cuerdas.

Las cuerdas vibran de tal forma que se generan las partículas que conocemos (básicamente protones, neutrones y electrones). Esta visión teórica se popularizó en la década de 1980.

Con el nuevo paradigma, todas las partículas en el universo se entienden a partir de la vibración de un único elemento fundamental, las cuerdas. El tipo de vibración de las mismas provoca un comportamiento u otro en el estado de la materia.

En un lenguaje coloquial podría decirse que estos filamentos son como las cuerdas de un violín, que producen una u otra nota musical dependiendo de cómo se mueven. De esta manera, la forma de entender el universo se ha simplificado de forma muy significativa.

Un modelo científico que permite unificar la teoría de la relatividad y la física cuántica

La Teoría de Cuerdas se ha convertido en una formulación general o Teoría del Todo. Así, es posible describir dentro de un mismo marco cualquier fenómeno del universo, desde los movimientos de las partículas subatómicas hasta los movimientos de los planetas.

A pesar del avance en la explicación de las leyes del universo, esta teoría tiene algunas limitaciones o debilidades. Por un lado, las cuerdas son infinitamente minúsculas y son miles de millones de veces más pequeñas que un protón. Esto hace que la única forma de percibir estas partículas sea a través de un colisionador específicamente diseñado para tal fin. Esto quiere decir que para ver una cuerda sería necesario un acelerador de partículas tan grande como el mismo sistema solar.

Por otro lado, para que la teoría tenga pleno sentido sería necesario que la realidad tuviera un total de once dimensiones, lo cual significa a su vez que hay varias dimensiones que no vemos ni conocemos pero que sí existen.

En síntesis, a partir de la Teoría de Cuerdas tenemos una explicación sobre los mecanismos del universo, pero la propuesta todavía no se ha desarrollado por completo.

Imágenes Fotolia: Donnasterns, GiroScience

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos