Importancia de la Teoría de los Dos Demonios de Argentina

Para comprender la etapa de agitación popular y represión militar en Argentina durante la década de 1970, se recurre a una denominación metafórica: la Teoría de los Dos Demonios. Esta etiqueta fue acuñada por primera vez por el escritor e intelectual Ernesto Sábato en el "Informe Sábato" o "Nunca Más", el cual fue elaborado por la CONADEP (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas). En dicho documento aparece información detallada sobre las atrocidades cometidas por los responsables militares argentinos.

En el informe se mencionan dos fuerzas malignas o demoníacas: los grupos subversivos de izquierda radical y los militares de extrema derecha.

Ambos sectores se convirtieron en "fuerzas malignas" que se alimentaban mutuamente. La posición de los grupos revolucionarios y subversivos fomentaba el discurso represor de los militares y, de igual manera, la represión militar generaba una reacción entre los colectivos subversivos.

Entre uno y otro demonio se encontraba la inmensa mayoría de la sociedad argentina.

Si bien la teoría de los dos demonios ya forma parte de la memoria colectiva de los argentinos, algunos consideran que es desafortunada

La metáfora empleada por Ernesto Sábato ha sido debatida ampliamente. Mientras unos consideran que es una expresión válida para expresar el clima de enfrentamiento social que tuvo lugar en Argentina en los 70, otros creen que es una "teoría" poco afortunada. Según éstos últimos, no es razonable equiparar a los dos demonios, pues las fuerzas militares actuaron en nombre del estado y, en consecuencia, su acción represora es mucho más grave que la actitud revolucionaria de los grupos de izquierda.

En otras palabras, la equiparación entre las dos fuerzas crea una distorsión de la realidad y, por lo tanto, hay que centrar el foco de atención en la maquinaria represora promovida por el estado y no en las acciones revolucionarias.

Una teoría aplicable a otras situaciones sociales conflictivas

La idea de los dos demonios va más allá del contexto argentino. De hecho, podría aplicarse a todas aquellas circunstancias en las que una parte de la sociedad reacciona violentamente contra una minoría o contra un colectivo catalogado de peligroso.

En muchos conflictos políticos y sociales se han presentado dos bandos irreconciliables: en la guerra civil española se enfrentaron las dos Españas (fascistas y comunistas), los blancos y los rojos en la Revolución Rusa de 1917, los hutus y los tutsis en el genocidio de Ruanda de 1994 o el pueblo alemán frente al poder judío en la Alemania nazi. En éstos y otros contextos similares se ha manejado una idea perversa: una parte de la sociedad es mala y dañina y, lógicamente, tiene que ser eliminada por la otra parte de la sociedad.

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos