Importancia de la Tranquilidad

Usualmente entendida como un elemento poco común en nuestras vidas agitadas y urbanas, la tranquilidad es sin duda alguna un elemento central para nuestro bienestar, en todo momento de nuestra vida. Es normal que parezca que a determinadas edades es más importante que en otras (por ejemplo, cuando uno es anciano), pero en realidad todos necesitamos vivir tranquilamente o poder disfrutar de momentos de paz y armonía independientemente de nuestra edad, del lugar en el que vivamos, etc.

La vida moderna nos impide vivir de manera armoniosa y relajada

Para la mayoría de las personas que viven en grandes ciudades donde siempre hay ruido, mucha gente y cosas que hacer sin poder parar, la tranquilidad es un bien raro. Es por eso que se buscan específicamente lugares o espacios donde uno pueda experimentar esa sensación en el medio del caos o de la jungla urbana. Vivir de manera tranquila nos permite mejorar nuestra calidad de vida y no se limita simplemente a ser una elección sino que además se vincula con poder bajar las pulsaciones, poder limpiar la cabeza y la mente de pensamientos negativos o dañinos, de poder disfrutar la compañía de otras personas, etc.

Sin embargo, hoy en día es muy difícil poder lograr esto porque las rutinas diarias a las que nos vemos expuestos son cada vez más y más estresantes. Así, entre que comienza el día y termina tal vez hemos experimentado pocas situaciones de bienestar o placer y es por eso que también abunda el malhumor, la angustia, la desesperación.

Vivir armoniosamente no es sólo una cuestión externa: hay que buscar la tranquilidad dentro de uno mismo

Todo lo dicho hasta aquí nos permite pensar en cómo la vida que llevamos afecta nuestra salud y nuestro bienestar. Las ciudades y la enorme cantidad de población que en ellas vive no contribuye a que lo logremos y es por eso que debemos recurrir entonces a estrategias que nos permitan aislarnos en caso de ser necesario y encontrar momentos con nosotros mismos, en los que nuestra mente pueda lograr alcanzar su plenitud y bienestar.

Para esto existen numerosas posibilidades: hacer ejercicio físico es una, también encontrar actividades que nos inspiren y nos lleven a encontrarnos con nosotros mismos, incluso a reconocer partes o elementos intrínsecos de nuestro ser que desconocíamos, etc. También las actividades sociales en un marco de paz y construcción son muy útiles porque nos permiten sentirnos parte de grupos en los que la armonía y la solidaridad son importantes.

Imágenes: Fotolia. dima_sidelnikov - tapichar


 
 


Cómo citar para tu trabajo?

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos