Importancia de los acompañar los Triglicéridos y el Colesterol

Una de las funciones básicas para la vida es la alimentación, proceso que tiene como finalidad obtener los distintos nutrientes de los alimentos. Estos nutrientes son de tres tipos principales: los carbohidratos, las proteínas y los lípidos.

Los carbohidratos son la principal fuente de energía, el organismo puede almacenar una cantidad en el hígado bajo la forma de glucógeno; las proteínas están formadas por los aminoácidos que son utilizados para sintetizar distintas sustancias y el tejido muscular, pero no las puede almacenar, finalmente las grasas son conocidas como lípidos y son la principal forma de almacenamiento de la energía.

El proceso de absorción de los lípidos se lleva a cabo en el tubo digestivo siendo necesario para ello separarlo de los demás componentes de los nutrientes, este proceso ocurre inicialmente en el estómago con los movimientos peristálticos, una vez que el alimento pasa a la primera porción del intestino delgado entra en contacto con la bilis y las secreciones del páncreas en donde se encuentran varias enzimas, a este nivel los lípidos se agrupan en partículas solubles en agua que pasaran a través de la pared del intestino al torrente sanguíneo. Los principales tipos de lípidos en la sangre son los triglicéridos y el colesterol.

Cada vez que el cuerpo requiere energía la obtiene mediante un proceso conocido como oxidación de los ácidos grasos que se lleva a cabo en una estructura de la célula conocida como mitocondria. Los triglicéridos son la principal fuente de energía proveniente de lípidos del organismo, el colesterol por su parte se encuentra en las membranas de las células y es usado como precursor para sintetizar la bilis y varias hormonas por tal razón es necesario en nuestro organismo para su normal funcionamiento.

El colesterol, y los triglicéridos viajan en la sangre en unas estructuras llamadas Lipoproteínas, estas pueden ser de 3 tipos según sus siglas en inglés: LDL, VLDL y HDL.

La LDL (Lipoproteína de Baja Densidad) es conocida también como el colesterol malo, porque esta es la forma de colesterol que va a las arterias para ocasionar la arterioesclerosis; mientras que la HDL (Lipoproteína de alta densidad) se denomina colesterol bueno, esto último es debido a que la HDL participa en un proceso conocido como transporte reverso de colesterol que consiste en llevar el colesterol desde los tejidos al hígado para su utilización o eliminación por vía biliar. Por su parte la VLDL (Lipoproteína de muy baja densidad) está constituida principalmente por triglicéridos.

La ingesta excesiva de azúcares refinados hacen que se produzcan grandes cantidades de triglicéridos para tratar de almacenar el excedente lo que incrementa los niveles de VLDL, por su parte, la ingesta de grasas saturadas aumentan los niveles de LDL con lo que se favorece el desarrollo de arterioesclerosis.

El consumo de ácidos grasos del tipo Omega 3 han tienen la propiedad de disminuir los niveles de VLDL e incrementar los de HDL por lo cual gozan de un importante papel protector en la salud cardiovascular al disminuir la formación de placa en las arterias y disminuir las cifras de presión arterial.

Artes Fotolia: robert cicchetti, tatadonets

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos