Importancia de la Unción de los Enfermos

En el Nuevo Testamento se describen numerosos episodios en los que Jesucristo mantiene una relación muy cercana con las personas que sufren, especialmente con los enfermos e impedidos. La cercanía de Jesucristo hacia el enfermo tenía una finalidad concreta: proporcionarle consuelo espiritual.

Al margen de ello, no hay que olvidar que algunos enfermos de gravedad fueron curados a través de uno de sus milagros. Sus milagros sanadores tenían un doble propósito: el anuncio del reino de los cielos y la sanación física y espiritual de los que sufren.

La unción de los enfermos es un sacramento que se inspira en la actitud de Cristo

En la tradición cristiana las distintas iglesias mantienen la costumbre de acercarse a las personas enfermas o con alguna limitación física. En este sentido, hay un sacramento específico: la unción de los enfermos. En la celebración de dicho sacramento un sacerdote visita personalmente al enfermo en su lugar de residencia.

El sacerdote unge con aceite la frente y las manos del fiel y luego reza con él. Con esta ceremonia los pecados del fiel enfermo son perdonados. Así, este sacramento es recibido junto a la confesión y a la sagrada eucaristía.

El sacramento de la extremaunción se da a las personas que se encuentran muy cerca de la muerte

Sin embargo, la unción de los enfermos no se otorga a las personas moribundas sino a aquellas que padecen alguna enfermedad que les impide asistir a la eucaristía y recibir in situ los sacramentos. Mientras la extremaunción se recibe normalmente ante el momento cercano a la muerte, la unción de los enfermos se puede recibir de manera periódica.

Desde un punto de vista espiritual este sacramento constituye una ayuda para aceptar y asumir el sufrimiento por parte de la persona enferma. Así, en lugar de adoptar una actitud de inquietud y malestar por el hecho de sufrir algún dolor o limitación, la persona enferma consigue aceptar con resignación sus limitaciones y padecimientos. En otras palabras, con la unción de los enfermos se pretende proporcionar un fortalecimiento del espíritu.

En la tradición católica

En el catecismo católico se explica la función de este sacramento. En primer lugar, con él se busca la gracia del espíritu santo, es decir, la unión del sufrimiento del enfermo con el padecimiento que sufrió Jesucristo en la cruz.

En segundo lugar, la santa unción prepara el alma del fiel para que afronte su vivencia personal de la mano de Dios.

En tercer lugar, se produce una unión con la pasión de Cristo o, en otras palabras, cuando alguien solicita este sacramento está pidiendo que el sufrimiento de Cristo forme parte del sufrimiento del enfermo.

Por último, se obtiene una gracia de la iglesia y, al mismo tiempo, el enfermo se prepara espiritualmente ante la posible llegada de la muerte.

Imágenes Fotolia: Morphart, Fluenta, Renata Sedmakova

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos