Importancia de la Unificación Nacional

El concepto de nación es un concepto relativamente reciente en la historia occidental ya que surge como lo conocemos hoy en día en el siglo XIX. Esta idea entonces nos permite analizar las realidades territoriales de cada lugar del planeta desde una concepción renovada y en la cual la comunidad nacional es esencial para entender la posibilidad de unión.

El surgimiento de la nación en una época revuelta

Si bien históricamente en Occidente encontramos numerosos períodos en los que se hace presente el concepto de nación y el de sentimiento de pertenencia a la comunidad, la concepción que tenemos hoy en día de pertenecer a una patria y a una comunidad nacional surge en el siglo XIX cuando las sociedades europeas han pasado la famosa e intensa Revolución Francesa y a partir de eso pueden empezar a construir sus comunidades nacionales en base a otros valores distintos de los conocidos hasta el momento.

Es por esto que el siglo XIX ha servido, con sus idas y venidas, a la construcción de Estados nacionales que pudieran definir más concretamente desde la práctica la identidad y el sentimiento de pertenencia a una comunidad. Esto ocurrió en varios espacios de Europa en los que el siglo XIX sirvió como momento de unificación nacional de territorios que otrora se encontraban separados o fragmentados. Tales son los casos de Alemania e Italia, por ejemplo.

La necesidad de construir una identidad nacional desde la unión comunitaria

Es central señalar que, desde la concepción que nos encontramos definiendo aquí, la construcción de una identidad nacional fue esencial para dar fuerza al Estado y consolidar su presencia sobre la sociedad civil. Así, podemos decir que aquellos territorios que pasaron por procesos de unificación nacional lo lograron por tener la visión de pensar en la comunidad civil y social como un colectivo que debía permanecer unificado y fortalecido a partir de valores, de prácticas, de tradiciones, del lenguaje, de la historia.

En este sentido, los Estados nacionales confluyeron hacia formas de unificación territorial que anularan las luchas intestinas, que terminaran con los enfrentamientos y, además de pacificar la región, establecieran formas de control tanto administrativo como militar sobre un espacio geográfico determinado. En el caso de Alemania, por ejemplo, esta unión se logró gracias a la unificación aduanera y a la creación de una zona impositiva común que favoreciera los intercambios económicos entre todas las regiones.

La unificación vista desde la sociedad civil

Si bien siempre han sido los Estados los responsables de asegurar la elaboración y consolidación de una comunidad nacional unificada, la sociedad civil ha sido históricamente un protagonista de este proceso, responsable y elemento decisivo para hacer de esa unificación una realidad.

En este sentido, los intentos fallidos de unificación nacional han dado contra el obstáculo de poblaciones que no se han sentido parte o representadas, tal es el caso de los países de África o de Medio Oriente que incluyen dentro de sus arbitrarias fronteras poblaciones enfrentadas entre sí o que no se reconocen como hermanas y así la unificación se convierte en una mera formalidad ya que no se hace presente en la práctica social y compartida.

Imágenes: Fotolia. albiberon - holoholo


 
 


Cómo citar para tu trabajo?

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos