Importancia de los Unitarios y Federales (Argentina)

Fueron las dos doctrinas políticas que en las primeras décadas del siglo XIX confrontaron discursiva y militarmente en la Argentina por el tipo de organización que querían conferirle al territorio ya independizado de España: gobierno centralizado desde la poderosa ciudad de Buenos Aires (unitarios), o un sistema que garantice las autonomías provinciales (federales).

A pesar de la extensión del conflicto que llegó hasta cerca del fin del siglo XIX, y se cobró muchas vidas, la disputa fue el germen del que derivó la organización territorial que adoptó finalmente la Argentina ya convertida en un estado soberano: República, Democrática, Representativa y Federal.

El conflicto ideológico y político más trascendente ocurrido en la Argentina moderna

Desataron un conflicto que se volvió emblemático y del cual nació la decisión política de optar por un sistema federal, que en la teoría era el que mejor expresaba el espíritu de igualdad, independencia y soberanía que pretendía la naciente nación.

Contribuyeron en el desarrollo de una discusión sobre el rumbo económico del país: una tradicionalmente rica Buenos Aires, dueña absoluta de la rentabilidad de una sola aduana y un solo puerto, en detrimento de las economías provinciales, o una síntesis de ambas posiciones que sacase al territorio del destino errático al cual indefectiblemente lo someterían el triunfo de alguna de las dos facciones extremas y tan disimiles.

Cuadros políticos notables de un lado y del otro

Fueron responsables del nacimiento de muchas personalidades fulgurantes de la política argentina de aquellos tiempos, partidarias de un lado y del otro: Bernardino Rivadavia, Juan Lavalle, José María Paz (Unitarios) y Juan Manuel de Rosas, José Artigas y Justo José de Urquiza (Federales).

El dictador Rosas

Particularmente marcaron el largo dominio que ejerció Juan Manuel de Rosas en el territorio argentino (1829-1852), primero como gobernador de Buenos Aires, y luego como líder y cuasi dictador de los estados confederados, con una potestad tal que dicho período es reconocido en la historia política del país como rosismo o época de Rosas.

La rivalidad fue también el disparador para la creación de una enorme cantidad de obras artísticas, literarias, películas, entre otros, que mostraron desde diferentes ópticas el conflicto, y desde las cuales los autores también asumieron y publicaron sus posiciones.

Diferencias que aún se perciben

Responsables del nacimiento de un encono histórico, que incluso prevalece al día de hoy, entre interior del país y porteños, el primero asociado con la gente simple, de campo, que hace culto y defiende a rajatabla las tradiciones nacionales y todo producto autóctono, mientras que el segundo está vinculado con las élites más intelectuales y formadas profesionalmente que profesan un sentimiento más liberal en todo sentido y una visión cosmopolita del mundo.

Imágenes Fotolia. AllaBond, JackF

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos