Importancia del Virreinato del Perú

De entre todos sus dominios coloniales fue la entidad territorial más preciada por la corona española por la enorme riqueza que le reportó a partir de la abundancia de metales preciosos que albergó, y porque fue uno de los bastiones que mayor resistencia opuso a los diversos movimientos revolucionarios que dominaron la primera parte del siglo XIX en la región.

La entidad colonial española más significativa, rica, y alineada con la Corona

Su instauración, tras la conquista española, significó la caída del Imperio Inca, uno de lo más prominentes de la época pre colombina y que fue un emblema de desarrollo cultural, artístico, y científico.

Fue el más próspero en materia económica, a razón de sus yacimientos minerales, proveedores absolutos de sus grandes riquezas: reservas de mercurio y plata, y también por la satisfactoria organización económica que instauró su autoridad mas notable, el Virrey Alvarez de Toledo, a través del sistema de la mita.

La mita consistía básicamente en un impuesto al trabajo que alcanzaba a los varones ya casados, de entre 16 y 50 años, a quienes se los obligaba legalmete a cumplirlo, aportando su fuerza laboral a las minas.

El dinero recaudado por este impuesto era destinado a costear el desarrollo de infraestructura, entre otras acciones.

La riqueza minera fue clave en el esplendor y poder que expresó

Las condiciones naturales hicieron de la explotación minera la actividad económica estrella, en detrimento de la agropecuaria.

Potosí supo ser el centro minero más emblemático de la entidad.

La mayor parte de las ciudades mineras se erigieron en auténticos emporios que le reportaron una riqueza abundante a la corona española que cuidaba celosamente que la producción llegue a destino conforme.

Si para que ello ocurra era necesario aplicar la violencia y la coacción, las autoridades virreinales no dudaban en hacerlo.

Gracias a esta disposición material este virreinato financió muchas de las guerras contra los revolucionarios y los aborígenes.

La capital del virreinato, Lima, fue sin lugar a duda la ciudad que por aquel tiempo representó la opulencia en su máximo esplendor, especialmente a través de las autoridades españolas y los dueños de los yacimientos.

Abarcó entre 1542 y 1824 una gran extensión de América del Sur aunque perdió importantes posesiones territoriales que dieron origen a otras dos entidades con una símil relevancia política, en el siglo XVIII: el virreinato de Nueva Granada y el virreinato del Río de la Plata.

Expresó la resistencia más férrea contra la emancipación

Cuando a comienzos del siglo XIX las ideas emancipadoras empezaron a calar hondo y prosperar en la sociedad colonial este virreinato fue el que más resistió y actuó como el eje de la resistencia española, incluso, se enfrentó en armas con otros como el mencionado del Río de la Plata que fue uno de los primeros en agitar y apoyar una revolución contra la opresión española.

Como sucedió con todas las colonias de España, la conquista que se lanzó tras el descubrimiento de Colón se caracterizó por la violencia y el sometimiento de la población nativa, hechos de los cuales no estuvo exenta esta vasta rica y región sudamericana.

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos