Importancia de la Vista

Al hablar de los sentidos de percepción, salta la vista siempre de primero entre los comentarios, y con muy justificada razón, pues esta fabulosa habilidad desarrollada en perfecta coordinación entre el cerebro y los ojos, permite la captación de una cantidad innumerable de fenómenos tanto cercanos como a grandes distancias, por encima de cualquier otro sentido. La vista no es un sentido exclusivo de los humanos, existe una infinidad de especies animales que también gozan de los grandes beneficios de poseer órganos destinados a la percepción de la imagen y el espacio, aunque con experiencias visuales tan distintas como su misma necesidad evolutiva les ha permitido.

La captación de la luz por medio de los ojos -simples o complejos - de unos y ocelos de otros, o incluso de ambas estructuras como lo es para las arañas, ha sido un proceso evolutivo desarrollado en paralelo con la capacidad neurológica de transmitir y traducir esa información, potencialmente presente en casi todos los rincones del planeta, tanto es así, que en las mayores profundidades del mar, en donde reina la penumbra, las especies marinas descubiertas hasta ahora, se encuentran desprovistas de este importante sentido y sus órganos, ya que, aún teniéndolos, no podrían ver nada debido a la falta de luz.

Mucho más que ver

La vista, no obstante, no es sólo una detección de luces en el exterior del individuo, sino que implica en realidad un procesamiento de información mucho más complejo, asumido por medio de la lectura que el cerebro es capaz de hacer sobre la luz, logrando traducir al mismo tiempo la profundidad y la distancia de los objetos, así como su propia naturaleza tridimensional y el movimiento, a través de toda una maquinaria de impulsos nerviosos entre los órganos de la vista, los nervios ópticos y el cerebro, que permiten observar la realidad exterior de la manera más conveniente según la especie animal y sus propios hábitos de vida, así como el medio en el cual ha evolucionado.

El mundo a oscuras

Lamentablemente, para muchos la vista es un privilegio que pueden no poseer, por múltiples razones, desde anomalías producidas tanto a nivel cerebral como en los ojos o los nervios ópticos, y bien sea por causas genéticas o accidentales, desde antes del nacimiento o a lo largo de su vida, privándoles de la capacidad de ver.

En el caso de los demás animales vivir en la naturaleza representa todo un mundo de riesgo por sí misma, reduciéndose drásticamente la posibilidad de supervivencia para un individuo que requiere de la vista entre sus recursos biológicos, mientras que para los humanos la historia ha ido discurriendo de manera distinta, habiendo logrado incluso desarrollar mecanismos de enseñanza-aprendizaje especiales para las personas invidentes, así como cada vez más estrategias y recursos que les permiten llevar vidas plenas, productivas y satisfactorias, por medio de su inclusión social y de la sobreestimulación que los demás sentidos tienen como consecuencia de la carencia del más importante de todos los sentidos.

La relevancia de la vista para los humanos la ha hecho formar parte de las áreas esenciales de la salud desde hace siglos, con especialidades profesionales propias orientadas hacia la detección, diagnóstico y tratamiento de las múltiples afecciones de la vista y sus órganos, campos que se mantienen en permanente estudio y avance hacia el desarrollo de cada vez mejores resultados, en donde hasta la robótica y la inteligencia artificial comienzan a brindar también nuevos aportes y esperanzas.

Vistazo a los nuevos problemas

Como ya hemos comentado, la vista es un sentido que posee un fuerte e inseparable vínculo con la luz, relación que para asombro de muchos apenas comienza a ser estudiada con científica profundidad, como consecuencia de la creciente preocupación despertada por el uso de todos los artefactos tecnológicos de los que ahora hacemos uso a diario, sometiendo tanto a la vista como al cerebro a la exposición excesiva a fuentes de luz no natural, ni en composición ni en intensidad, y cuyos riesgos potenciales deben ser revelados y difundidos con la mayor prontitud posible para evitar así consecuencias futuras que lamentar.

Las pantallas y luces LED han conquistado el mundo humano con su luz azul, y pronto se han hecho sentir las alteraciones que tiene sobre la habilidad visual este relativamente nuevo modo de iluminarnos la vida, manteniéndonos presente la importancia de la vista y del cuidado de su salud y enrumbando las nuevas investigaciones científicas hacia el análisis de los efectos que tienen los diversos espectros que componen a la luz, sobre las estructuras involucradas que hacen posible poseer la vista como un sentido orgánico.

Referencias

Molina, V. G. (2017). Luz Azul: de las evidencias Científicas a la atención al paciente. Clínica, 96. Revista: Points de Vue – International Review of Ophthalmic Optics publicación en linea - marzo 2017. Francia.

Sánchez, K. C. (1999). Entre el ver y ser visto: el simbolismo del ojo. Revista de Filología y Lingüística de la Universidad de Costa Rica, 25(2), 233- 248.

Vital-Durand, F. El ojo del bebé y la luz: ¿Dónde empieza la protección de la vista?. Revista Points de Vue - número 71 - Otoño 2014. Francia.

Trabajo actualizado en Enero 2023, respecto de la primera versión en marzo, 2013.

 

Relacionado

Comentarios

Sea el primero en comentar, exprese una opinión/crítica del tema, para sumar valor. Los comentarios son moderados, y su email nunca se compartirá. Gracias.

 

Recomendamos