Importancia de Vivir en Sociedad

Desde hace miles de años los seres humanos vivimos inmersos en una estructura social. En este sentido, todo grupo humano presenta los siguientes elementos:

1) un sistema político y unas normas que regulan la vida diaria,

2) una serie de actividades económicas que permiten la subsistencia y

3) una serie de aspectos que compartimos (una lengua común, actividades de ocio, costumbres populares, etc.). Todo ello conforma un complejo entramado social.

El hombre es un ser social por naturaleza

El hombre es, al contrario que muchos animales, un ser social. Esto implica que su supervivencia como individuo es imposible sin la interacción con otras personas.

Si estuviéramos solos no podríamos reproducirnos, ni comunicarnos, ni aprender de los demás. En pocas palabras, la vida de cada persona se empobrecería en todos los sentidos.

Se podría decir que la vida en sociedad no es buena ni mala, sino que es prácticamente inevitable.

Para que la vida en sociedad se mantenga en armonía es muy conveniente que se cumplan una serie de condiciones:

1) que existan unas normas que regulen la vida en sociedad y que dichas normas se respeten de una forma mayoritaria,

2) que se viva en un clima de tolerancia hacia cualquier creencia, tendencia o idea y

3) que las personas tengan una independencia económica y puedan vivir en paz y en libertad.

Alternativas a la vida en sociedad

A lo largo de la historia se han dado casos de fórmulas alternativas a la vida en sociedad. Desde un punto de vista religioso o filosófico, ha habido personas que han decidido aislarse de los demás (los ermitaños y monjes que viven en una comunidad o colectivos que no quieren formar parte de la sociedad y crean sus propias comunidades).

La vida en las abadías de la Edad Media, el colectivo Amish o el estilo de vida hippie son tres ejemplos concretos de estructuras organizativas desvinculadas de la sociedad, ya sea parcial o totalmente. Hay que señalar que este tipo de alternativas son una excepción en el conjunto del planeta.

El caso de las personas sin hogar

En la mayoría de países hay individuos que se encuentran en una situación atípica: forman parte de la sociedad, pero viven al margen de ella. Las personas sin hogar no están plenamente integradas debido a algún tipo de problema (aislamiento, falta de trabajo, alcoholismo...).

Al margen de los motivos que pueden acarrear estas situaciones, el colectivo de las personas sin hogar pone de manifiesto una realidad: hay personas que no se acomodan a la realidad social establecida.

Imágenes: Fotolia. scusi / lalilele13


 
 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos