Importancia del Zoroastrismo

Más de mil años más antigua que el cristianismo, el mazdeísmo o zoroastrismo fue la religión de estado del Imperio Persa.

El zoroastrismo es una religión monoteísta nacida en Asia central, subsistiendo en la región como religión mayoritaria hasta la entrada en escena del islam.

Sus orígenes se encuentran en el norte de la India, desde donde los antecesores de los pueblos iranios la llevaron al territorio que actualmente es Irán mediante migraciones.

En el zoroastrismo, el dios supremo es Ahura Mazda, el “creador increado”, lo cual significa que él ha existido siempre y que es el responsable de la creación de todas las cosas que vemos.

No nos extrañe esta “coincidencia” con las religiones monoteístas abrahámicas (judaísmo, cristianismo e islam principalmente y entre otras), puesto mediante los intercambios culturales entre pueblos, las religiones se han ido influenciando mutuamente durante siglos.

A partir del periodo aqueménida, el zoroastrismo se establece como religión de estado en el Imperio Persa, aunque las autoridades persas -como lo serían las romanas más tarde- eran tolerantes con las demás religiones.

Los persas eran pragmáticos, y cuando conquistaban un pueblo, le permitían ciertas libertades, como la religiosa, además de permitir a muchos de sus dirigentes servir al nuevo señor persa.

En la misma Persia, el zoroastrismo tuvo que competir con el culto a Mitra, un “pariente” cercano del mismo zoroastrismo. Hasta que llegó el islam.

El zoroastrismo en la Persia dominada por los árabes fue inicialmente tolerado, ya que los musulmanes toleran las religiones de “las gentes del libro”, que son todas aquellas que descienden de Abraham. Pese a que el zoroastrismo no viene de Abraham, es una religión monoteísta, lejos de los cultos politeístas con los que hasta ahora se habían topado los musulmanes.

No obstante, paulatinamente el islam va calando entre los persas y sustituyendo al zoroastrismo que, algunos años antes, había llegado hasta China. Será su momento de máximo esplendor y, a partir de aquí, su reconocimiento y número de practicantes sólo hará que caer.

Todavía quedan actualmente devotos de esta antigua religión, especialmente en la India, aunque también en el moderno Irán.

Pese a que Irán es una república islámica, se reconoce y respeta a las minorías religiosas, incluido el zoroastrismo, e incluso goza de un sillón en el parlamento iraní, aunque junto al cristianismo y el judaísmo, es una representación mínima.

Las principales prácticas zoroástricas consisten en la adoración del fuego y la exposición de los cadáveres.

El fuego es, para los practicantes del zoroastrismo, la manifestación de Ahura Mazda, mientras que la exposición de los cadáveres para que los buitres coman la carne y dejen sólo los huesos en las llamadas “torres del silencio”, en origen unas simples pilas de piedra. Posteriormente, estos huesos son dejados en un osario.

Actualmente existen templos en lugares como la India o Irán, en los cuales se veneran fuegos que fueron encendidos hace siglos.

La religión zoroástrica recibe su nombre de Zoroastro, un legendario profeta que sentó sus bases.

Hay dudas sobre la existencia real de Zoroastro (incluso se apunta a un título o a un nombre colectivo para una serie de profetas), e incluso su origen y fecha de nacimiento son motivo de controversia.

Sobre su fecha de nacimiento, hay disparidades de cerca de cinco mil años...

Arte Fotolia: Nicola Forenza, Delbars

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos